Star Wars: La Alianza Contraataca

Azzamit

Azzamit

Aun no habíamos saltado al hiperespacio cuando la explosión de la luna de Yavin nos alcanzo, el halcón se estremeció y todos los ocupantes nos agarramos. Segundos después conseguimos saltar al hiperespacio escapando del la flota imperial.

Ya en la seguridad que nos proporcionaba el hiperespacio dejamos la cabina para ir a ver nuestros invitados, todos parecían a salvo, terriblemente desesperado por lo que acababa de ocurrir. Sin embargo en ese momento aun no me importaban, desde mi punto de vista eran los culpables de la destrucción de nuestro planeta, y del asesinato de mis padres.

Cuando llegue a los camarotes encontré a mi hermana, sentada en una de las sillas y agarrada aun con fuerza. La avise desde la puerta pero estaba ida, asíq entre y con suavidad la solté de los agarres, mientras hacía esto Leia volvió en sí, me miro y sus ojos expresaron rabia e ira, se alzo de la silla y comenzó a gritarme “como te atreves a ser insolente con el General Jan Dodonna ! No sabes lo mucho que ha perdido!! Toda esa gente…” mientras me golpeaba en el pecho sus palabras fueron perdiendo coherencia hasta que tras unos instantes ya no podía hablar a causa de los sollozos y las lagrimas… no pude hacer más que abrazarla y consolarla mientras terminaba de llorar, en cuanto se calmo cayo rendida y la deje acostada.

Salí de su camarote lo mas cuidadosamente que pude y me encamine a la sala de reuniones, allí estaban el general Jan Dodonna y los oficiales que habíamos rescatado, estaban hablando y haciendo planes de donde poder iniciar la nueva rebelión. Sacaron planos, desarrollaron posibilidades… pero no había decisión entre ellos. Asombrándome a mi mismo abrí la boca, “Dromund, un planeta del borde exterior, apenas colonizado ni explorado, pero bello y de temperaturas cálidas según había oído”, los asistentes a la reunión me miraron extrañados, pero Jan introdujo unos datos en la holopantalla y Dathomir apareció en la cubierta, miraron los datos, analizaron y discutieron durante un rato.

Cansado de la conversación infructuosa me retire a la cabina, donde seguí intentando aprender de como pilotar una nave como el halcón. Sin embargo mi momento de tranquilidad no tardo en disiparse, Jan entro en la cabina pidiendo permiso, agradeciéndome la idea inicio una conversación, donde intentaba congraciarse conmigo, ninguna de las ideas arraigo mucho, sin embargo cuando empezó a hablarme de mi padre la cosa cambio, Jen y padre habían sido grandes amigos durante las guerras clon, y habían seguido en contacto después de la finalización y la aparición del imperio.

Jen me explico como padre había estado del lado de la rebelión desde el principio, de cómo había estado luchando por la libertad y la vida, impidiendo que muchas de las leyes imperiales llegaran a ver la luz, la conversación se alargo durante horas. Hasta que llegamos a los astilleros espaciales de Fondor. Allí, Jen me pidió su primer favor… bueno, aunque ahora lo podría llamar la primera misión…

Los astilleros de Fondor era un complejo de construcción de naves espaciales, que había evolucionado hasta convertirse en una ciudad espacial, llena de corrupción y lejos de la mano del imperio. Un lugar donde los tratos se hacían en cantinas o prostíbulos, donde un apretón de manos sellaba los contratos, y donde los transportes no llevaban mercancías demasiado legales….

Jen me pidió que me pusiera en contacto con otro antiguo héroe de guerra un capitán de corveta que consiguió eludir una infinidad de bloqueos y atravesar líneas enemigas, debía encontrarle y explicarle los nuevos planes y lo ocurrido en yavin, me dio los datos de la estrella de la muerte. Me pidió que le ayudara en lo que pudiera necesitar y el sabría que hacer…

Asique con una cantidad asombrosamente corta de créditos salí del halcón, mire una vez atrás para ver los rostros de los que había considerado mis amigos en estos últimos días y me encamine hacia una nueva vida

-“os parecéis bastante… búscate a ti mismo” Fue la única pista de Jen para que encontrase a Lasam, asique me dirigí casi de inmediato a la cantina y a la partida de cartas de turno.
En pocas rondas ya estaba teniendo beneficios y mis créditos se multiplicaban por momentos, la gente se empezaba a arremolinar a nuestro alrededor.

Las copas, y el humo iba nublando mi juicio y poco a poco mi impaciencia crecía, las prisas y las inexperiencia me llevo a un mal paso, preguntar abiertamente por Lasam, en ese momento todo el mundo se cayó y se aparto de mi, la partida acabo abruptamente cuando un enorme Gamorreano volcó la mesa y me sacudió un terrible puñetazo que hizo que las luces se apagaran de repente.

Me desperté tirado en un callejón mientras alguien me tiraba un cubo de agua por la cabeza.
-Apestas a rebelde – dijo una voz
-Yo no soy de esa escoria rebelde– conteste
-Pues una pena, porque yo si lo soy y me habían dicho que me enviaban un chico impetuoso, un tanto estúpido pero valiente y comprometido con la causa…
- Eres Lasam?
-Te gusta recalcar lo obvio?

No recuerdo mucho mas de esa primera conversación solo sé que momentos después me estaba ayudando a ponerme en marcha y me llevaba hacia su hogar.
Los días pasaron, Lasam me explico que tras la guerra y la ascensión de Palpatine se dedico a la piratería. Conoció a los piratas y traficantes de la zona y ha estado trabajando con ellos consiguiendo información y bienes de necesidad para la alianza. Ahora que había sufrido tan duro revés su misión seriamás importante que nunca, y por eso estaba con él, para que me instruyese y pudiera seguir ayudándole con su misión.Me explico como había aprendido a concentrarse durante las guerras y como había sido capaz de resistir los poderes mentales Jedi.

Lasamempezó a entrenarme, tanto físicamente como mentalmente, aparte del ejercicio físico también me hacia pruebas para localizar o memorizar cosas rápidamente, cuanta gente hay en el bar, que te parece ese tipo, descríbemelo, me enseño a jugar… bueno más bien a hacer trampas con las cartas, y a trucos de manos, como vaciar bolsillos o incluso pequeños juegos de habilidad que me ayudarían a esconder algún objeto pequeño rápidamente.
Poco a poco Lasam me fue introduciendo en sus negocios, me enseño a pilotar su nave sus ordenadores y como tener contactos, conocí hutts con los que trataba y como hacer negocios con ellos.

Al poco tiempo ya estaba de viaje con él, su nave OTANA
Un carguero coreliano IT-2000 que también estaba modificado
Los días se convirtieron en semanas las semanas en meses…

Mientras no estábamos de instrucción o de misión me toco trabajar como minero espacial, Volando entre asteroides para mejorar mis dotes….
De nuevo el cambio llego por parte del imperio, una delegación llego a los astilleros con la noticia de que el imperio galáctico los reclamaba y que todo lo que contenía pasaba a ser propiedad imperial.

Como es normal los astilleros entraron en cólera, y se produjeron revueltas por todas parte, Lasam rápidamente recogió sus cosas, y corrimos hacia le otana, las tropas imperiales estaban asaltando todo el complejo y asesinando sin vacilación a todo el que se les oponía.
Corrimos por los pasillos esquivando las patrullas imperiales hasta que llegamos al hangar donde no tuvimos más remedio que enfrentarnos a unos cuantos soldados, aunque fueron eliminados en un infortunio hirieron gravemente a Lasam y aunque conseguimos llegar a la nave el no pudo pilotar, esa fue mi prueba de fuego, cuando salimos del hangar nos encontramos varios destructores imperiales, estaban atacando todos los transportes que salían de los astilleros. Peor aún, un interdicto establecía un pozo de gravedad con el que no podíamos escapar.

Con todas las tácticas de las que disponía conseguí eludir el fuego de los destructores hasta llegar a la zona de contenedores, donde conseguimos acoplarnos a uno. Aceleramos la nave a toda potencia y aprovechando la inercia lanzamos el contenedor hacia el interdicor que estaba en nuestra ruta de escape… esquivamos el fuego ya sin tanta fortuna pos nos alcanzaron un par de veces, aunque sobrevivimos de forma milagrosa. El interdictor no se molesto en dispararnos, apenas utilizaron su sistema de punto cero para acabar con el contenedor antes de que este les rallase la pintura, pero con lo que no contaron fue con el contenido, un contenedor repleto de torpedos de iones explotaron afectando todos los sistemas del interdictor y dejando inutilizado unos minutos…. Tiempo más que suficiente como para saltar al hiperespacio y escapar

El viaje me llevo de nuevo con mi hermana y los rebeldes, aunque en la bahía médica había mantenido a Lasam con vida necesitaban ayuda desesperadamente y con el imperio en la zona no me atrevía a ir a una zona poblada sin cambiar los identificadores de la nave y dejar que la zona se enfriase un poco

La alianza me recibió como la primera vez, aunque esta vez tuve un poco mas de respeto por ellos. Mientras Lasam se recuperaba y le implantaban un brazo mecánico yo convivía con mi hermana y me explicaba la situación en la galaxia. El tiempo que pase allí tampoco fue desperdiciado, ya que aprendí todo lo que pude sobre los jedis los siths y sus poderes, y como intentar oponerme a ellos, aunque carente de la habilidad para manipularles a ellos entrene mi mente para no dejar que ellos manipularan la mía…

Trabajando con la rebelión (aunque nunca he aceptado unirme a ella) estuve pilotando y explorando para ellos, me convertí en el piloto de Leia, en el Otana, y la acompañe para realizar tratos con Hutts y demás contrabandistas, esa época fue donde más contactos gane. Y donde aprendí a moverme por los barrios bajos.

También estuvimos explorando antiguos templos, intentando encontrar artefactos que vender o que utilizar, estuvimos investigando sobre como derrotar a la creciente orden siths, y como frustrar sus planes. Cuando se pusieron en marcha para encontrar a los niños sensibles, yo también lo hizo… aprovechando los contactos de los barrios bajos conseguía información de los futuros nacimientos y de los que eran más posibles de que estuvieran en sintonía con la fuerza, Ben pudo adiestrar a Lasam para que detectara el poder en los nonatos, aunque esto era difícil de conseguir era posible. Así que, cuando nos llegaba información de que los siths iban a una familia nosotros nos adelantábamos y si podíamos rescatábamos la familia antes que llegaran las tropas del imperio, les llevábamos a la alianza y allí eran acogidos, intentando pensar en cómo poder sustituir la extinta orden Jedi

En muchas de nuestras expediciones encontrábamos cosas curiosas, una de las que más le entusiasmo a Lasam fue cuando No entregaron “Lealtad” un destructor Calamari
Este destructor fue entregado a Lasam como muestra de buena voluntad por parte del pueblo de MonCalamari (Ver adjunto Lealtad), en pago por la misión de rescate de Ackbar
Lasam comprendió la importancia de que la rebelión tuviera un arma como esta, asique con el otana en el hangar y los motores del Lealtad funcionando se lo llevamos a la alianza.
La alianza lo utilizo durante base móvil mucho tiempo mientras se reparaban las armas y los demás sistemas, cuando estuvo operativo empezó el trabajo de abastecerlo, ya que no es fácil en entrar munición para artillería pesada así volvimos al trabajo de contrabandista para conseguir munición y repuestos para esta nave.

El tiempo pasaba y mi obsesión sobre hacerme más fuerte a los poderes de la fuerza y encontrar a Mara Jade se iba acentuando. Aunque infructuoso me ayudo a conseguir información sobre los templos siths.

El tiempo pasaba y la rebelión iba ganando adeptos, los padres de los niños rescatados se uníangustosos y colaboraban con los demás, Con lealtad la flota rebelde obtuvo el empujón que necesitaba para empezar a molestar de nuevo al imperio y su capitán Lasam era capaz de sacar lo mejor de la nave

El tiempo paso y me separo de mi mentor Lasam por el que ya teníaun gran respeto, que se quedo al mando de lealtad, yo empezó a ir por libre de nuevo, convirtiéndome en un contrabandista en ayuda de la alianza e intentando encontrar datos sobre los siths, y los niños sintientes para rescatarlos. Cuando la alianza busca algo nuevo o necesario me avisan y yo pongo en marcha mis contactos para intentar conseguirlo

Comments

SergioAchinelli Enab

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.