Star Wars: La Alianza Contraataca

Renacida en la fuerza

Syleth volvió a saborear el lado oscuro y se sintió eufórica. Las lecciones de Exar Kun estaban resultando un éxito donde las enseñanzas de Ben no habían logrado conectar con la temperamental Twi’lek y un tremendo poder empezaba a desatarse en su interior. Lo sentía.

Azra  dite vao   sith marauder by aphrodite ns d55m30l

En muy poco tiempo empezó a dominar las habilidades de la fuerza. Era como si todas las lecciones que había fallado en aprender esos últimos años se hubieran quedado a las puertas de ser descubiertas, y ahora que no tenía que luchar por reprimir sus fuertes emociones al fin daban sus frutos. Se permitía enfocar su mente en los pensamientos oscuros, y aunque apenas se atreviera aun a dejar que fluyeran con total libertad, no le daban miedo. Ahora no luchaba por enterrarlos, sino que los analizaba, trataba de entenderlos y dejaba que su poder fluyera en sus actos, antes de quedar liberados.

Ben se sorprendió de los progresos de Syleth. Ya podía afectar con la fuerza a sus alrededor y podía mover objetos con la mente. Había tratado de enseñarle las nociones básicas sin éxito durante meses, y de repente en cuestión de días, las manejaba como una experta padawan. No había sido consciente de cómo las profundas emociones de la joven y su lado tenebroso le habían impedido llegar hasta ella.

Pensando en ello, no tenía forma de saber claramente cuanto tiempo habían pasado allí. Los días parecían muy cortos, enseguida llegaba la noche y caían exhaustos en su sobrio campamento. Apenas les daba tiempo a comer, entrenar y dormir, aunque las lecciones se hacían tan intensas que parecía que habían consistido en una semana de instrucción continua. Sus mentes quedaban agotadas, la noche llegaba de improviso y la oscuridad cubría las nieblas de Dagobah. La joven apenas le prestaba atención, y solamente le miraba durante la instrucción, cuando tenían que decirse alguna indicación.

El Jedi empezó a sentir el cambio que se había producido en ella. De alguna manera veía como había florecido, rápidamente y de manera irreversible. Su confianza había aumentado formidablemente, se entregaba con pasión a los ejercicios y ya no parecía estar a disgusto en aquel lodazal. Había dejado de escuchar sus lamentaciones, y parecía completamente concentrada en aprender, con un apetito y una voluntad como no había demostrado en aquellos tres años juntos. Disfrutaba cazando animales para cocinar sus almuerzos, y parecía aún más complacida a la hora de degustar sus presas. Reía, gritaba y dejaba fluir sus sentimientos a cada ocasión durante las lecciones, exultante de poder. Se la veía crecer en poder con cada nueva repetición, con cada consejo.

Syleth comprendió que solo ahora comenzaba a entender sus sentimientos por Ben. Había proyectado en él un amor fraterno que había estado latente toda su vida, olvidado. Casi como si se tratara de un padre había buscado la admiración y el respeto de aquella figura poderosa. Por eso había tratado de impresionarle y le salvarle la vida en tantas ocasiones.

No podía negar que había algo en él que la había cautivado desde que le había conocido, pero ahora debía dejar que sus auténticos sentimientos fueran los que marcaran el camino, y no que una versión distorsionada de sus anhelos y emociones guiaran su corazón.

Comments

SergioAchinelli Sylune

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.